En 2007 iniciamos la aventura de defender éstos árboles y la finca familiar, retomando una explotación dedicada desde hacía décadas a la producción convencional, y transformándola en un cultivo ecológico.

Los compromisos que nos guían desde entonces son:

  • Mantener el carácter familiar de la explotación.
  • Reconstruir circuitos comerciales cortos: Fomentar circuitos de comercialización que apuesten por el comercio local y la venta directa.
  • Mantener una explotación integrada en el medio ambiente: El cultivo ecológico es para nosotros un compromiso ineludible.

Solo el empeño, la entrega y la convicción de que existen mejores formas de producción y de consumo que las que se han generalizado en los últimos años, nos han permitido superar las dificultades.

Nuestra historia

Nuestros árboles, estaban agonizando hace unos años, los limoneros abandonados y sin recibir el agua que necesitan –que es mucha–, mueren pronto.

Como tantas cosas que estamos poniendo en peligro con nuestras prácticas consumistas, el cultivo del limón, que durante siglos ha sido producto característico del Sureste de nuestra península, en particular de la huerta murciana, está siendo abandonado. En los últimos años ha venido siendo habitual ver las cosechas de limones en el suelo, porque, al parecer nadie quería recogerlos tal y como estaba el precio en el mercado, debido a las importaciones de limón de menos calidad, pero más barato aún con el consiguiente coste añadido en transporte y a pesar del coste energético insostenible que ello supone.

Ante una producción que siempre había sido relativamente fácil de comercializar, cualquier esfuerzo por modificar hábitos y rentabilizar el proceso, me temo que en muchos casos ni siquiera se considera. Se suele optar por la vía del abandono… y esperar a la recalificación de los terrenos…

Pero…¿Pueden abaratarse costos? ¿Puede conseguirse un producto de calidad, que sea rentable para el agricultor, y podamos comprarlo en el mercado a un precio razonable? ¿Dónde se dispara el coste, para que al final sea más barato un limón traído de Turquía, o de Argentina?

Todo ello, unido al convencimiento de que no podemos seguir envenenando tanto el planeta como a nosotros mismos, ni renunciar a nuestra soberanía alimentaria, fue el reto para asumir el compromiso de transformar una zona dedicada tradicionalmente al cultivo convencional del limón, pero que ya se había abandonado y los árboles estaban condenados a morir, para decidirme a iniciar la aventura de recuperar esos árboles para el cultivo ecológico y buscar modos alternativos de comercialización que permitan su viabilidad mediante el intercambio directo del agricultor al consumidor, en la medida de lo posible.

Bueno, pues en ello estamos. Sería largo de contar cómo ha sido el proceso hasta conseguir que los árboles vuelvan a la vida, como se puede apreciar en las fotos. Ha sido un gran esfuerzo, no exento de espinas, pero muy gratificante cuando al final ves lo agradecida que es la naturaleza. Y espero poder seguir adelante con ello.

Como ya he dicho, el limón es un alimento de excelentes propiedades para nuestra salud. Además, combina con casi todo: pescados, paellas, marisco, ensaladas, sopas, verduras… no dejéis de consumirlo. Tenemos la suerte de tenerlo cerca, y asequible por tanto, en todos los sentidos.

Carmen (Octubre 2011)